Malestar y contención en el PSOE y Unidas Podemos por el cambio de posición de Sánchez sobre el Sáhara

Sánchez y Díaz todavía no han hablado personalmente de este asunto. Hasta Juventudes Socialistas se niega a pronunciarse hasta que hable el ministro de Asuntos Exteriores en el Congreso. El partido morado no oculta su enfado, pero seguirá en el Gobierno de coalición.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

EFEEl presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conversa con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Malestar y contención. Ambos sustantivos son los que mejor definen a partes iguales lo que se siente en las bases y entre los dirigentes del PSOE y de Unidas Podemos con el cambio de posición de Pedro Sánchez sobre el Sáhara, aunque no con la misma intensidad.

En el PSOE hay mayor contención que malestar. La disciplina socialista hace que sólo se opine en privado de la decisión del Gobierno… y mayoritariamente en contra. Hasta las Juventudes Socialistas de España (JSE) no se pronunciarán oficialmente hasta escuchar los argumentos del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, en el Congreso. No obstante, varias federaciones de las JSE ya han anunciado que hay que defender la ponencia aprobada en el 26º Congreso que apoyaba la autodeterminación del pueblo saharaui.

El Gobierno y Ferraz se han esforzado en mantener cerradas las filas en un tema que también es muy sensible en las filas socialistas. Se ha llamado a los secretarios generales para explicarles el nuevo planteamiento y, sobre todo, para que no se cree un incendio interno en este asunto. De momento, el silencio impera en cuanto a la discrepancias sobre esta decisión, más allá de pronunciamientos puntuales en favor del pueblo saharaui como hizo la presidenta de Baleares, Francina Armengol.

Sin embargo, fuentes consultadas del PSOE siguen sin entender la decisión de Sánchez y, además, temen el coste que puede tener tanto a nivel social como a nivel electoral de no explicarlo bien y de forma clara a la sociedad española.

En Unidas Podemos hay más malestar que contención. La propia vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díaz, ha calificado la postura de Sánchez sobre el Sáhara como “giro injustificable” y, además, dijo que no lo comparte en absoluto.

En la formación morada las palabras fueron igual de contundentes. Se calificó de “injustificable” el giro de Sánchez, y hasta se dijo que se está incumpliendo el acuerdo de Gobierno.

No obstante, desde el PSOE y desde Unidas Podemos hubo un punto en común: no se romperá el acuerdo de coalición. El portavoz del PSOE, Felipe Sicilia lo dio por hecho y hasta dijo en una surrealista rueda de prensa que dicho pacto “goza de buena salud”. Desde la formación morada también se descartó la salida del Ejecutivo.

Fuentes cercanas a la vicepresidenta y la formación morada aseguraron que se va a trabajar desde dentro para intentar modular las posiciones de Sánchez, pero manteniéndose en los principios que defiende Unidas Podemos en torno al conflicto del Sáhara.

Pero, de momento, esa interlocución interna está lejos. Pedro Sánchez y Yolanda Díaz aún no han hablado de este asunto. Y la vicepresidenta segunda ya ha dicho que no fue informada previamente del cambio de posición. Esa relación de confianza que parecía que había entre ambos líderes desde la salida de Pablo Iglesias del Gobierno parece que se ha quebrado.

No obstante, lo que se asegura desde ambas partes es que esta decisión no afectará a otros temas como las medidas económicas que se van a adoptar para hacer frente a la guerra de Ucrania ni otros asuntos que están pendientes de aprobarse en el Congreso.

Sobre el autor de esta publicación

Samuel Jiménez

Samuel Jiménez (Madrid, 1980) es redactor en Republica.com. Sus primeros contactos con el periodismo fueron en radio, aunque la mayor parte de su trayectoria profesional está ligada a la prensa digital, primero en Estrella Digital y desde hace cinco años en este diario. El cine es una de sus grandes pasiones y disfruta de esa cinefilia en cada uno de los artículos que escribe sobre el séptimo arte. Buena parte de su trabajo también lo dedica a temas sociales, tratando de que el periodismo haga reaccionar al lector frente a las injusticias.